Londres, 48 horas de nieve… y fuego

Con media hora de retraso salía destino a Londres el viernes. Un viaje bastante agradable cuando ya sabía que a la visita del Tate Modern se unía el paseo por Londres de la Antorcha Olímpica. Por un lado, poder mostrar el descontento con China, por otro, posiblemente es lo más cerca que esté jamás de unos JJ.OO.😛

Para mí, Londres es ese lugar que cada vez que visitas está cambiado, sí, está el Big Ben, la London Eye, Trafalgar Square con el señor ese en la columna, Notting Hill, etc. pero todo a su alrededor es distinto, siempre hay algo nuevo que ver así que después de una cena tranquilita en Wagamama el viernes, cámara en mano salí el sábado hacia el Tate Modern.

No me mal interpretéis pero yo no entiendo el arte, aprecio y envidio la capacidad de plasmar, esculpir, etc. pero hasta entrar en Tate, nada me había provocado la sensación de complicidad que se ve en las caras de visitantes admirando una pintura en la National Gallery, a la que por cierto, también fui el domingo.

Pero el Tate es distinto, lo que ves en esas paredes es lo que te gustaría tener en tu casa, por supuesto que tampoco entiendo ese arte, pero me imagino las paredes de mi casa y si que es verdad que tendría un cuadro de Piet Mondrian pero no la cara de Felipe IV, por mucho que fuera un Velázquez. Quizás el ver reflejado mi gusto sea lo que más me atrajera del Museo.

El resto del sábado lo dediqué a ir de tiendas y ya por la noche fui a un restaurante Tailandés en el Soho, Busaba Eathai. Altamente recomendable, no creí que me fuera a impresinar un sitio con una cola de 40 personas en la puerta y muy bien de precio.

El domingo era el día D, mi plan era unirme a los que reivindican los Derechos Humanos en China antes de Oxford Street, la Antorcha venía del Wembley Stadium, pero acabé a escasos metros de Downing Street, frente por frente con cientos de pro-tibetanos y defensores de la libertad en China. Tuve la Antorcha a 1 metro escaso pero no era plan de ir a por ella, tampoco iba en un plan tan radical. Me llamó la atención que a lo largo del recorrido había puntos vallados donde autocares llevaban a niños y niñas chinos con banderas Olímpicas al paso de la antorcha, claro, como “todos los chinos son iguales“, a ver quién es el guapo que detecta que es la cuarta vez que ve a ese niño durante el recorrido. Pero mucho más me llamó la atención ver como gente proChina -China Town esta a escasos 200m.- y gente proTibet se mezclaban, hacían oir su opinión, ondeaban banderas y pancartas y no hubo un simple enfrentamiento fuera de tono. Me imaginaba mirando cada situación como hubiera sido la misma historia en España😦

Creo que es el viaje a Londres en el que menos he visto y sin embargo, el que más impresionado, eso sí, todo acompañado de una espectacular nevada que no terminaba de cuajar, una pena porque me encanta😦

Escuchando: Scouting For Girls – I Need A Holiday

Pd. Tengo pendiente subir a la noria😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: